De Pedagogías emancipatorias y el enseñar a pensar

Estándar

¿Pedagogía emancipatoria?

»Der Mensch ist das einzige Geschöpf, das erzogen werden muß. Unter Erziehung verstehen wir die Wartung (Verpflegung, Unterhaltung) Disziplin (Zucht) und Unterweisung nebst der Bildung. Dem zufolge ist der Mensch Säugling, – Zögling, – und Lehrling«

Kant, Über Pädagogik, 697

El hombre es el único ser que precisa educación (Erziehung) , es decir, cuidados (Wartung) por ser un niño (Säugling), disciplina (Disziplin) por ser alumno (Zögling) y enseñanza (Unterweisung) por ser aprendiz (Lehrling), que conforman  cultura (Bildung). Cuidados para que no haga un mal uso de sus capacidades, disciplina para someterlo a las leyes de la humanidad.  El amor a la libertad es tan grande en el niño que por ello la disciplina debe ser inculcada lo antes posible, entendiendo por ello la capacidad de seguir los dictados de la razón. De esta forma cada generación irá acercándose más a la perfección de la humanidad. Debemos avanzar en dirección a esta perfección, por lo que hay que hacer desarrollar las gemas ínsitas a la naturaleza humana. Por sí mismo no le es posible, debe concurrir toda la especie humana. Se trata de alcanzar el destino propio de la especie, que es su tendencia hacia el bien. El deber del hombre es mejorarse, cultivar su mente.

Toda educación es por tanto un arte, pues no es natural y solamente se desarrolla en sociedad. La educación puede ser mecánica, si aprendemos lo que es útil o nocivo de forma casual, o regida por el ejercicio del juicio, si transcurre de acuerdo a un plan. Uno de los principios de la educación es así que el niño debe ser educado no para el presente sino para una posible mejorada condición del hombre en el futuro, es decir, de forma que se rija por la idea de la humanidad y su destino como tal.  El fundamento de un plan educativo debe ser así cosmopolita, por lo que no puede dejarse a la educación privada o regional.

Escalas hacia la libertad del proceso educativo:

Disziplinierung, Kultivierung, Zivilisierung y Moralisierung.

El hombre se realiza así a través de la educación, que le dota de 1-disciplina y 2-cultura. Y esta última le aporta “habilidad”: la posesión de una facultad que nos permite adaptarnos a varios fines. En tercer lugar, la educación dota al hombre de 3-discreción (Klugheit, según DRAE acepción 1ª: Sensatez para formar juicio y tacto para hablar u obrar, sentido inusual en castellano), para que se conduzca en sociedad y gane influencia. Es el refinamiento. Por último, 4º el entrenamiento moral.

La moralidad es para Kant, a diferencia de para Rousseau, no un sentido preformado para el bien y el mal, sino un proceso de formación no dado naturalmente. El hombre no es para Kant receptor de deberes morales, sino causa de tales determinaciones del deber.  Es así el escalón fundamental “dejar pensar a los niños”, de cara a que sean capaces de darse a sí mismos las leyes racionales del actuar. No se trata solamente de enseñar mecánicamente, como se enseña a un caballo, sino de enseñar a pensar, por medio de lo que el hombre llega a actuar de acuerdo a principios y no por azar.

Es así la de Kant una pedagogía emancipatoria, en la medida en que apunta al ideal de la Ilustración de una sociedad cosmopolita asentada en el desarrollo de la autonomía política del hombre relacionado con los demás bajo constituciones patrióticas o republicanas. La pregunta es si la educación debe tener como única o máxima finalidad el logro de este elemento emancipatorio.

El Forum de Bonn “Mut zur Erziehung” de Enero de 1978, que confrontó la teoría crítica de la Escuela de Frankfurt con la teoría clásica alemana de la Bildung, tuvo como una de sus conclusiones que el principal objetivo debería ser la madurez, la capacitación para una autodeterminación racional mediante la que el hombre pueda emanciparse de la tutela pedagógica y de la autoridad, pero no directamente por lo tanto dirigida a la emancipación. No la madurez entendida como emancipación. La escuela no debe  tratar de reformar la sociedad en pos del “ideal de una sociedad futura plenamente liberada de todos los comportamientos vitales heterocondicionados”. Sí se debe, en cambio, según el propio Forum de Bonn, que:

«Las políticas familiares, escolares y universitarias deben lograr que los niños, los escolares y los estudiantes se vean movidos a rebelarse contra lo establecido, contra el orden de valores vigente, contra las estructuras económicas, sociales, jurídicas y estatales y, en general, contra toda tradición excepto la propiamente revolucionaria».

Pero esta es otra cuestión.

Enlaces:

Ueber Paedagogik, Kant (inglés)

Mut zur Erziehung (castellano)

Moralität und Erziehung bei Immanuel Kant, Santos, Robinson dos,  Kassel University Press, ISBN: 978-3-89958-344-1, 2007 (tesis doctoral)

4 comentarios en “De Pedagogías emancipatorias y el enseñar a pensar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s