Si puedes soñarlo puedes hacerlo: qué es la creatividad, mitos y propuestas para el aula


De mil conversaciones

toma parte sólo en una,

y no necesariamente,

pues prefiere el silencio.

Wislawa Szymborska, ALGO SOBRE EL ALMA

Decía Descartes que

El buen sentido es lo que mejor repartido está entre todo el mundo, pues cada cual piensa que posee tan buena provisión de él, que aun los más descontentadizos respecto a cualquier otra cosa, no suelen apetecer más del que ya tienen. En lo cual no es verosímil que todos se engañen, sino que más bien esto demuestra que la facultad de juzgar y distinguir lo verdadero de lo falso, que es propiamente lo que llamamos buen sentido o razón, es naturalmente igual en todos los hombres” (Discurso del Método, 1637)

Sustituyamos “buen sentido” o “razón” por inteligencia y le daremos la razón a Descartes en que todo el mundo cree que tiene suficiente. Pero si pensamos en “creatividad” suele ocurrir lo contrario: la gente acepta que o no tiene o no le hace falta, en lo que se deja entrever la falta de relevancia que solemos asociar con esta idea. Quizás porque no sabemos muy bien lo que es, y entonces difícilmente la aplicaremos en nuestra vida y en el aula.

Ken Robinson y Lou Aronica hablan en su libro The Element: How Finding Your Passion Changes Everything (Grijalbo:Random House Mondadori, 2009) de tres mitos en torno a la creatividad.

1- Solo la gente especial es creativa.

No, todos nacemos con capacidades creativas que podemos desarrollar. Es como aprender a leer y escribir que suponemos todo el mundo puede, y si alguien no sabe entendemos que es porque no le han enseñado. Igual con la creatividad.

2- La creatividad tiene que ver con actividades especiales.

Como el arte, el diseño y la publicidad. Pero cualquier actividad humana puede beneficiarse de la creatividad y de hecho la exigen como la ciencia, las matemáticas, la ingeniería, dirigir un negocio, ser un atleta y empezar o dejar una relación. Se necesita creatividad allí donde se requiera inteligencia (aunque esto se matizará posteriormente).

3- Creer que las personas o son creativas o no lo son.

Se piensa que la creatividad es algo genético como así se pensaba de la inteligencia. Pero de igual modo que la última puede desarrollarse, así la primera, siempre teniendo en cuenta nuestro poder de imaginación.

El problema de la creatividad

Fue a mediados del siglo XX que el psicólogo Joy P Guilford reclamó más atención científica sobre la creatividad, pues hasta entonces el punto focal de interés había sido la inteligencia. Guilford mantuvo además que la creatividad no equivale a la inteligencia (lo que matiza la tesis de Robinson) y que era necesario diseñar tests específicos para medirla. Con el tiempo y el refinamiento de estos tests y estudios se consideró que la idea clave en la concepción psicológica de la creatividad es la de pensamiento divergente: cuando se da un estímulo o un problema, las personas creativas tienden a hacer asociaciones diferentes, algunas de las cuales, al menos, son peculiares y posiblemente únicas. Por ejemplo al preguntar todos los posibles usos de un ladrillo.

Finalmente los psicólogos llegaron a tres conclusiones, que comenta Howard Gardner en Creating minds. An anatomy of creativity (Basic Books, 1993):

1- creatividad no es lo mismo que inteligencia.

Son rasgos correlativos sí, pero un individuo puede ser mucho más creativo que inteligente, o mucho más inteligente que creativo. Ambas capacidades son independientes una vez que se ha alcanzado el umbral de 120 de CI.

2- Los tests de creatividad son fiables.

Si un individuo hace el mismo test de creatividad más de una vez, es probable que obtenga una puntuación similar. Además, las correlaciones en la puntuación de la creatividad medida en una persona son fuertes incluso entre diferentes tests de creatividad.

3- Pero no ha sido posible demostrar que los tests de creatividad sean válidos.

Una puntuación alta en un test de creatividad no indica que uno sea necesariamente creativo en su profesión, y a la inversa, personas juzgadas creativas en su campo no tienen porqué mostrar  los tipos de destreza de pensamiento divergente propios de estos tests.

La cuestión era entonces determinar en qué consistía la creatividad como diferente de la inteligencia (siempre pensando en la inteligencia como CI). Tenemos dos perspectivas: por un lado Teresa Amabile habló de “motivación intrínseca“: las soluciones creativas de problemas se dan más a menudo cuando los individuos se dedican a una actividad por puro placer que cuando lo hacen por eventuales recompensas exteriores. Además, la ausencia de evaluación parece liberar la creatividad (importante para el sistema educativo). Y desde otro punto de vista pero paralelo, Mihaly Csikszentmihalyi describió un estado afectivo sumamente deseado llamado «estado de flujo» o mihaly_csikszentmihalyi“experiencia de flujo”. En tales experiencias, que motivan intrínsecamente y que pueden darse en cualquier campo de actividad, los individuos se encuentran completamente dedicados al objeto de su atención y absorbidos por él.

Gardner añade la importancia de la niñez y sobre todo en relación a la educación primaria: lo que permite distinguir a los individuos creativos son sus modos de utilizar provechosamente las intuiciones, sentimientos y experiencias de la niñez:

el creador es un individuo que sabe afrontar un desafío absolutamente formidable: vincular los conocimientos más avanzados alcanzados en un campo con la clase de problemas, cuestiones, asuntos y sentimientos que caracterizaron fundamentalmente su vida de niño lleno de asombro

En este sentido el adulto creador hace uso repetido del capital de su infancia. Así lo han documentado los psicólogos educacionales Benjamín Bloom y Lauren Sosniak: los jóvenes que de adulto son talentosos se encontraron alguna vez en la situación de enamorarse por primera vez de un material, situación o persona concretas, y que continúa teniendo atractivo para ellos. Alfred North Whitehead lo llamó romance inicial (término de David Feldman), y Gardner lo denomina experiencia de cristalización.

Siguiendo a Alfred North Whitehead la educación entonces debería estructurarse en tres etapas:

1- romance, cuando se despierta el interés del estudiante, que es llevado a un cara a cara con el objeto de estudio en todo su misterio e incertidumbre. Si estudiamos robótica podemos mostrar robots en acción. Se caracteriza por el juego, lo divertido, la exploración, y un tiempo en el que los niños aprenden las habilidades fundamentales y desarrollan el amor por un campo determinado. Suelen ser los primeros entrenadores/profesores los que despiertan ese amor.

2- disciplina/precisión, cuando el estudiante adquiere  los conceptos y métodos necesarios para su objeto de estudio, se desarrolla el aprendizaje sistemático

3- fruición/integración, cuando los métodos y conceptos son aplicados para entender la estructura y funcionamiento, y el momento en que puede verse alguna mejora, que es donde entra la creatividad

(Whitehead, The Aims of Education and Other EssaysMacmillan Company1929).

Teniendo en cuenta esto, Gardner define la persona creativa como aquella

que resuelve problemas con regularidad, elabora productos o define cuestiones nuevas en un campo de un modo que al principio es considerado nuevo, pero que al final llega a ser aceptado en un contexto cultural concreto.

En esta definición entran en juego los tres elementos o nodos que CsikszentmihalyiCsikszentmihalyi identifica como centrales en cualquier consideración de la creatividad:

(1) la persona o talento individual;

(2) el campo o disciplina en que ese individuo está trabajando;

(3) el ámbito circundante que emite juicios sobre la calidad de individuos y productos

Por último estaría la cuestión de la asincronía en, o entre, estos nodos, y que pueden incrementar perfectamente la probabilidad de que se dé la creatividad. Pues donde hay pura sincronía, los tres nodos se engranan a la perfección, y la creatividad no es el resultado de articulaciones perfectas entre esos nodos. Gardner se refiere con asincronía a falta de adecuación, a un modelo inusitado o a una irregularidad dentro del triángulo de la creatividad.

La asincronía “en” un nodo se da cuando hay un modelo no habitual en ese nodo:

  • Por ejemplo, puede haber un perfil inusitado de inteligencia en un individuo (Picasso con inteligencia espacial, pero poca para todo lo demás);
  • un campo que está experimentando gran cantidad de tensiones (como cuando diferentes escuelas de música estaban disputándose la hegemonía en tiempos de Stravinsky);
  • o un ámbito que está justamente comenzando a desplazarse en una nueva dirección (los críticos de la danza moderna p.ej.).

La asincronía “entre” los nodos se da por ejemplo:

  • individuo-campo: cuando el perfil del talento de un individuo es inusitado en un campo (como en Freud).
  • individuo-ámbito: cuando un individuo se encuentra en tensión con el ámbito, tal y como éste está constituido habitualmente (como cuando Einstein no pudo encontrar trabajo tras acabar su carrera).
  • campo-ámbito: como cuando la música clásica estaba moviéndose claramente en una dirección atonal, mientras que el público y los críticos continuaban prefiriendo la música tonal.

Lo deseable sin embargo es una dosis intermedia de tensión o asincronía que Gardner denomina asincronía fecunda, teniendo en cuenta así que cuantos más ejemplos de asincronía fecunda rodean un caso, más probable será que surja una genuina obra creativa.

Cómo generar la creatividad en el aula (y en general)?

Puesto que se habla de “crear” uno se mueve siempre en un contexto de incertidumbre. No hay porqué ser creativo en todos los casos, aunque sí especialmente en aquellos en que sabemos por dónde estamos empezando pero no sabemos dónde vamos a terminar. Se necesitan ideas nuevas útiles que pueden ser de cualquier tipo y que es posible que se encuentren más allá de lo que podríamos haber buscado en un principio.

Eduard De Bono en Aprende a pensar por ti mismo (Barcelona:Paidós, 1997) comenta dos mecanismos: el proceso de desafío y la provocación.

En el primer caso, el desafío, nos encontramos con la forma más sencilla de creatividad donde dirigimos la atención a cualquier cosa. Debemos hacernos tres preguntas básicas:

1. ¿Necesitamos esto realmente?
2. ¿Por qué está hecho de este modo?
3. ¿De qué otra forma podría hacerse?

Importante que no se trata de criticar ni mostrar rebeldía injustificadamente, pues el desafío no se aplica solo a los casos donde hemos encontrado un error. Se puede aplicar incluso a procesos exitosos que pueden mejorarse. Es decir, que quizás «Ésta puede ser realmente la mejor forma de hacerlo. Quizá sea la única, pero quiero invertir mi tiempo en explorar otros medios». Este planteamiento debería adoptarse en clase y en la vida cotidiana. Partiendo del enfoque rutinario (cómo hacemos las cosas normalmente) en torno a un problema se trata de desafiarlo por completo o en parte, obviando las suposiciones innecesarias para que podamos generar alternativas.

De Bono pone el ejemplo del aparcamiento pequeño partiendo del desafío: ¿Por qué hemos de tratar el asunto del tamaño del aparcamiento como si fuera un problema? Se trata de convertir este inconveniente en una ventaja, por ejemplo, que solo los mejores en su trabajo, juzgados por sus propios compañeros, tendrán acceso al aparcamiento. Lo que era un problema se convierte en un incentivo.

En el caso de la provocación entramos en el terreno del pensamiento lateral. Si ba736cc4-25dc-11e3-a1d0-22000aa5129e-largepensamos en el cerebro como en un sistema de caminos entrecruzados se trata de encontrar rutas alternativas (laterales) que nos permitan optimizar los procesos. Y ésta es para de Bono la esencia de la creatividad, una ruptura de la forma habitual de hacer las cosas que acaba viéndose lógica y que en un primer momento genera humor. El desafío y la voluntad no bastan, entrando en escena la «provocación» que actúa como un obstáculo en el camino habitual que nos exige encontrar una ruta lateral. No podemos detenernos en los juicios sobre si lo que estamos pensando es verdadero o no, se trata del movimiento que nos permite llegar a algo útil. Por ejemplo un “brainstorming”. De Bono señala en todo caso 5 métodos formales para moverse en las provocaciones:

1. Extraer un principio, un concepto o una característica de una provocación. Conservarlo e ignorar el resto. Construir una idea a raíz de este principio.
2. Centrarse en la diferencia entre la provocación y lo que se hace normalmente. Construir una idea sobre algún aspecto de la misma.
3. Imaginar y visualizar (proyectar) la provocación poniéndola en práctica. Observar qué ocurre «paso a paso». Desarrollar algunas ideas a raíz de esta observación.
4. Escoger los aspectos positivos de la misma y tratar de introducirlos en una nueva idea.
5. Buscar algunas circunstancias especiales en las que la provocación pudiera tener un valor directo.

Cuando en una discusión surjan sugerencias no las descartemos entonces de entrada sino que considerémoslas como una «provocación». Importante que no nos dejemos llevar por los prejuicios: no importa si la persona que propone la idea sabe algo de la misma o no, somos nosotros los que decidimos.

Para crear provocaciones tenemos además 5 métodos sistemáticos:

1. Escapar. Analizamos en detalle algo que dábamos por hecho en una situación, para después negarlo. Por ejemplo damos por hecho que los taxistas conocen el camino. La provocación es la idea de que no, y a partir de ahí podemos llegar a la idea de «taxis en prácticas» que solo usarían las personas que conozcan la ciudad de modo que puedan dar instrucciones al conductor, con lo que los conductores en prácticas saldrían ganando.

2. Inversión. Aquí cogemos las «instrucciones normales» según las cuales está sucediendo algo y las invertimos o les damos la vuelta en la dirección contraria. Pueden las ruedas ser cuadradas?

3. Exageración. Tomamos alguna dimensión o medida y la exageramos hacia arriba o hacia abajo, más allá de lo normal.

4. Distorsión. Exponemos la secuencia normal o un patrón de relaciones y luego lo alteramos, lo cambiamos o lo distorsionamos deliberadamente. Ejemplo: provocación «cierra la carta después de haberla enviado» que parece imposible, pero conduce a una idea interesante: la posibilidad de que no cerremos las cartas ni les pongamos sellos para que una empresa de correspondencia ponga un folleto o una propaganda pagando ella los costes.

5. Hacerse ilusiones. Nos decimos a nosotros mismos: «¿no sería fantástico si…?». Esto es ya una provocación.

En cualquier caso, nunca deberíamos rechazar una provocación porque nos parezca demasiado extraña o imposible.

Ejemplo de rutas laterales:

Acertijo del Puente y la Antorcha

Cuatro individuos llegan a un río en la noche. Hay un puente estrecho, pero este solo soporta a dos personas a la vez. Los individuos tienen una antorcha, y debido a que es de noche, deben utilizar la antorcha cuando cruzan el puente, por lo tanto, si cruzan dos personas, uno debe volver atrás llevando la antorcha para que puedan cruzar los demás. El individuo A puede cruzar el puente en un minuto, el individuo B en dos minutos, el individuo C en cinco minutos, y el individuo D en ocho minutos. Cuando dos individuos cruzan el puente juntos, tardan lo que tarda el más lento de ellos. El problema es: ¿Pueden cruzar todos el puente en quince minutos o menos?

Obras de De Bono:

  • The Use of Lateral Thinking (1967)

  • Lateral Thinking: Creativity Step by Step (1970)

  • Teaching Thinking (1976)

  • Serious Creativity: Using the Power of Lateral Thinking to Create New Ideas (1992)

El resto de libros aparecen en el cuerpo del texto.

Enlaces útiles:

Autor: denobisipsis

Profesor de Filosofía en el IES Gabriel y Galán de Plasencia. Interesado en las nuevas tecnologías.

2 comentarios en “Si puedes soñarlo puedes hacerlo: qué es la creatividad, mitos y propuestas para el aula”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s