Disrupción, educación y sociedad del aprendizaje: más allá del constructivismo


Edgard Morin se planteaba los objetivos de la educación en Los siete saberes necesarios para la educación del futuro (UNESCO 1999) y que giran en torno a la asunción de la complejidad global e incertidumbre en que se mueve la sociedad contemporánea, cuestiones que nos obligan a educar teniendo en cuenta:

1- el aprendizaje del error, hay que incorporarlo a la educación con el objetivo de enseñar a pensar. Se trata de recuperar el valor del conocer sobre el conocer que conduce a la comprensión en un contexto de incertidumbre.

2- los principios de un conocimiento pertinente, en relación a las competencias relacionadas con la adaptabilidad a situaciones cambiantes y transformaciones laborales y profesionales. La competencia puede así definirse como saber hacer en un contexto, integrando conocimientos teóricos y prácticos en continua evolución.

3- el objetivo de la comprensión, orientada sobre todo a la idea de un futuro realista y al mismo tiempo esperanzador

4- la enseñanza de la identidad terrenal: debemos construir una sociedad y un sistema educativo que tenga en cuenta las diferencias, lo diverso, e inculque la tolerancia, el respeto y la aceptación del otro, como principio de vida.

5- el reto de las incertidumbres:  hay que reeducar implicando a la duda y en contra de la idea de un conocimiento definitivo. A partir de la prueba y error hasta el infinito, la incertidumbre debe erigirse en un nuevo valor.

6- la enseñanza de la condición humana, y en cuatro polos sistémicos: genético (código genético, genotipo); el cerebro (epicentro fenotípico); el sistema sociocultural (sistema fenoménico-generativo) y el ecosistema (nicho ecológico-medio ambiente).

7- y por último la enseñanza de una ética del género humano, una antropo-ética a partir de la tríada individuo-sociedad-especie. Y con los siguientes principios:

– Asumir la humana condición individuo-sociedad-especie en la complejidad actual.
– Lograr en nuestra conciencia personal la humanidad.
– Asumir el destino humano.
– Trabajar para la humanización de la humanidad.
– Obedecer a la vida, guiar la vida.
– Lograr la unidad planetaria en la diversidad.
– Respetar al otro.
– Desarrollar la ética de la solidaridad.
– Desarrollar la ética de la comprensión.
– Enseñar la ética del género humano.

Tengamos en cuenta que, extendiendo las ideas de Morin sobre educación del futuro, podemos incorporar el concepto de una sociedad globalizada, planetaria, que del conocimiento pasa a ser una sociedad del aprendizaje, así llamada por el informe CISCO de 2010 The Learning Society. Sociedad que debería asumir el compito de que la inteligencia es colectiva. Tal sociedad estaría basada en 9 principios:

  • Promueve una cultura de aprendizaje durante toda la vida
  • Aspira al aprendizaje motivado y comprometido de cara a afrontar lo incierto y complejo
  • Lleva el aprendizaje al aprendiz: se trata de una actividad, no de un estado pasivo
  • Cree que el aprendizaje es para todos, sin exclusiones
  • Reconoce distintos tipos de aprendizaje y se esfuerza por satisfacerlos
  • Cultiva y apoya nuevos agentes de la enseñanza desde todos los sectores de la sociedad
  • Desarrolla nuevas relaciones y redes entre aprendices, proveedores e innovadores
  • Provee la infraestructura necesaria para todo ello, física o virtual
  • Apoya un sistema de continua innovación y retroalimentación de cara a la mejora sostenida

learningEste desiderátum nos introduce en la cuestión de cómo cambiar la escuela para que sea capaz de afrontar estos desafíos. Se trata de mejorar solamente o de innovar radicalmente? La innovación puede ser sostenida, en cuanto que mejora algo haciéndolo más eficiente, o disruptiva. En el primer caso nos encontramos con que las pizarras digitales reemplazan las antiguas por ejemplo, pero manteniendo el esquema pedagógico tradicional (obsoleto). La innovación disruptiva, por su propia esencia, o ausencia de ella, se presenta de modo incierto, y por eso disrumpe porque irrumpe:  en el mundo de la economía simplificando los servicios para reducir los precios como en el self-service o el movimiento low-cost. La disrupción consiste así en introducir nuevas maneras de trabajar impensadas según los esquemas anteriores (y por eso la creatividad y lateralidad son tan importantes). También puede presentarse por medio de un producto que genera un nuevo mercado: el escuchar música con los walk-man. Más que reorganizar un espacio, la disrupción lo extiende a más gente, como es el caso en educación con los cursos abiertos a distancia. El objetivo de esta transformación disruptiva de la educación se orientaría por supuesto a desarrollar las destrezas que se consideran clave para el siglo XXI

  • Recolectar, sintetizar y analizar información
  • Trabajar de forma autónoma y con mínima supervisión
  • Ser un referente para los demás
  • educacion3.0Ser creativo trasladando esta capacidad a la acción
  • Pensar críticamente y hacer las preguntas correctas
  • Esforzarse por entender las perspectivas de los demás y por entender una cuestión completamente
  • Comunicarse eficientemente, y a menudo por medio de las nuevas tecnologías
  • Trabajar éticamente en relación a la sociedad y al mundo como un todo

Y como competencias no-cognitivas

Las innovaciones posibles en la escuela podríamos entenderlas desde este esquema:

INNOVACION

Si nos centramos en la segunda fila (la innovación disruptiva) nos encontramos con dos propósitos inexcusables en el corto plazo: reinventar y transformar la escuela. Reinventar en este contexto significa personalizar, ir más allá de los tradicionales exámenes, organizar las clases por habilidades e interés más que por edad y por último, aumentar la enseñanza y el aprendizaje peer-to-peer.

clickEn este sentido son interesantes y prometedoras las propuestas de Eric Mazur sobre Peer Instruction (PI) y Just-in-Time Teaching (JiTT) acorde con el concepto de “clase invertida“. Una típica clase organizada de esta manera se divide en una serie de pequeñas presentaciones centradas en puntos clave de lo que se quiere explicar y seguidas por una cuestión conceptual relacionada, lo que se llama “ConcepTest”. Se trata de valorar si los estudiantes han entendido las ideas recién mostradas. Se les da entonces uno o dos minutos para formular respuestas individuales y compartirlas con el profesor. Discuten entonces las respuesta con sus compañeros en derredor alentados a convencerlos con los argumentos que tengan. Entretanto el profesor se mueve entre ellos escuchando hasta que da por finalizada la discusión (unos 2 ó 4 minutos) volviendo a requerir la respuesta a la cuestión. No se valoran las respuestas dadas sino el grado de participación durante el curso que se ve incrementado al formar parte estas preguntas de los exámenes finales. Para dar tiempo a estas discusiones en clase se urge a los estudiantes a leer los materiales relacionados antes de la lección. Se trata por tanto de promover el “aprendizaje activo“, como venimos viendo.

Y en cuanto transformar la escuela, dentro del aspecto del aprendizaje informal, se trata de salir de los recintos académicos (y no de inventar nuevos espacios solamente, que también) para posibilitar el aprendizaje más allá de las paredes del aula y su estructura burocrática. Más que arquitectos del aula y más que habitantes del espacio escolar, se trata de ser navegantes de un aprendizaje “knowmada” (infografía de Azahara TIC) en un nuevo mundo globalizado y complejo (Morin) que nos desafía con los siguientes retos:

1- Para mejorar la calidad de las escuelas hay que centrarse en la selección, formación y motivación del profesorado en primer lugar. McKinsey (Barber, M. and Mourshed,M. (2007) “How the World’s Best Performing School Systems Come Out on Top.” McKinsey & Co) estima que en China, India, Indonesia, y Nigeria serán necesarios 10 millones de profesores para educar a 260 millones niños. El ejemplo aquí es Finlandia, donde solo pueden estudiar magisterio 1 de cada 10 que lo solicita. Debemos atraer buenos profesionales que asuman los retos de la nueva sociedad del conocimiento digital: los alumnos pasan de ser espectadores a actores de su formación.

2- Elementos comunes en la innovación:

Los alumnos devienen protagonistas de su aprendizaje
El aprendizaje deviene colaborativo tanto entre profesores-alumnos como entre alumno-alumno.
• Los enseñantes pueden dejar paso a otros especialistas y al propio  peer-to-peer learning.
• El aprendizaje se conecta más con problemas del mundo real, de tal modo que los alumnos producen activamente y se involucran incluso ganando dinero por su trabajo.

3- Mayor atención al espacio circundante fuera de la escuela: comunidades y familias.

4- En suma:

• Mejores herramientas para una presentación de los contenidos más visual
• Más espacios colaborativos eficientes
• Permanente conexión a múltiples dispositivos con software y datos en la nube

Recordemos que en su momento la televisión y la radio fueron incorporadas a la enseñanza como elementos disruptivos, siendo normalizados tras el proceso. Si es verdadera disrupción no se trata entonces de in-corporar las nuevas tecnologías sometiéndolas al esquema tradicional sino de dejar abiertas sus posibilidades fuera del ámbito de la enseñanza formal. Qué hace la gente disruptiva hoy día en educación?

• Adoptan formas de aprendizaje más flexibles, abiertas, y peer-to-peer, para al mismo tiempo hacer el aprendizaje más atractivo, divertido y útil.
• Ofrecen sus servicios más allá de los espacios tradicionales de enseñanza: casas, espacios públicos, centros sociales,…
• Emplean a personas más allá del profesor cualificado que se muestren relevantes y preparándolas como para-profesores.
• Desarrollan tecnologías para el aprendizaje relacionadas con los ordenadores, la web y los móviles.

Tengamos sin embargo en cuenta las conclusiones de John A. C. Hattie en su estudio Visible Learning. A synthesis of over 800 meta-analyses relating to achievement (Routledge,2009) sobre excelencia en la educación y que son:

1- Los profesores son de los factores más influyentes en el aprendizaje
2- Los profesores tienen que ser directivos e influyentes, y mostrarse concernidos y comprometidos en la educación entendida como pasión y vocación.
3- Los profesores tienen que ser conscientes de lo que cada estudiante piensa y conoce, de modo que haya auténtico feedback, con sentido.
4- Los profesores tienen que conocer los objetivos de aprendizaje y los criterios de evaluación de sus materias, tanto como el nivel en el que se plasman en todos los estudiantes de modo que puedan rellenar las lagunas que se detecten. Debemos hacernos las siguientes preguntas: Dónde queremos ir con esta lección?, de qué manera? y, hacia dónde después?
5- Los profesores necesitan ampliar su campo de ideas relacionando los contenidos con otros ámbitos de modo que se construyan y reconstruyan estas ideas.  Lo que es crítico no es el conocimiento (memorístico) sino la manera en que el profesor lo construye (enseñar a pensar).
6- Los directivos y profesores tienen que articular escuelas y entornos de aprendizaje que asuman el error como oportunidad para aprender, de modo que el aprendizaje y re-aprendizaje sea continuo.

En resumen, tenemos así que preguntarnos

  • qué enseñar después teniendo en cuenta lo que los alumnos ya conocen
  • qué material elegir atendiendo a lo óptimo que sea y a ninguna otra razón
  • cómo mantener a los estudiantes motivados y ocupados al tiempo que aprenden
  • qué actividades generan más interés en relación a motivar a los alumnos a esforzarse, recordando que más que el interés es el esfuerzo lo importante
  • cómo maximizar el desafío de los objetivos frente a organizar el material para que sea más sencillo (y en detrimento de los objetivos)

Teniendo en cuenta esto parece evidente que la enseñanza dirigida es más efectiva que la libre. Estudios empiezan a mostrar que las enseñanzas mínimamente dirigidas como el discovery learning, problem-based learning (PBL), inquiry learning, experiential learning, y el aprendizaje constructivista, son más ineficientes que las otras. Estos métodos de mínima dirección se basan en dos supuestos: que los alumnos construyen su propia solución, y que el aprendizaje es mejor cuando es experiencial. Esto introduce una duda en el e-learning y en los MOOC’s que puede considerarse como una tensión por resolver. Lo mejor es emplear métodos diversos según las circunstancias. Se olvida a menudo que el constructivismo es una forma de conocimiento pero no una forma de enseñanza: la construcción conceptual del conocimiento supone entender el aprendizaje desde el punto de vista del alumno partiendo de la premisa de que todos las personas son activas y pueden y deben recrear el conocimiento por sí mismos. Y además, el problema del constructivismo es que minusvalora el aspecto emocional y motivacional de la educación. Aunque en todo caso el constructivismo sea un desiderátum debemos plantearnos en qué condiciones puede funcionar y en cuales no. Lo que parece claro es que el constructivismo sí tiene que ver con la enseñanza en el contexto del profesor, pues son ellos los que directamente construyen lo que enseñan, de tal manera que se trata de profundizar en la relación profesor-alumno.

  • CISCO (2010). The Learning Society
  • Crouch, Catherine H.  y Eric Mazura (2001). Peer Instruction: Ten years of experience and results. Am. J. Phys. 69 (9), September
  • Dolana, Erin L. y James P. Collins (2015). We must teach more effectively: here are four ways to get started. MBoC | PERSPECTIVE, Volume 26 June 15
  • Hattie, John A. C. (2009). Visible Learning. A synthesis of over 800 meta-analyses relating to achievement. Routledge
  • Juárez Núñez et al., (2012). Reflexiones sobre el pensamiento educativo de Edgar Morin. Veredas. Revista del pensamiento sociológico. UAM-Xochimilco • México
  • Leadbeater, Charles y Annika Wonginforme (2010). Learning from the Extremes. CISCO
  • Mazur, Eric (1997). Peer Instruction: A User’s Manual, Pearson
  • Mazur, Eric y Jessica Watkins (2010). Just-in-Time Teaching and Peer Instruction, in Simkins, S., & Maier, M. (Eds.). Just-in-time teaching: Across the disciplines, across the academy. Sterling, VA: Stylus Publishing
  • Menchén Bellón, Francisco (2009). EL MAESTRO CREATIVO: NUEVAS COMPETENCIAS. TENDENCIAS PEDAGÓGICAS 14
  • Morin, Edgard (1999). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. UNESCO
  • Morin, Edgard y Emilio Roger Ciurana, Raúl Domingo Motta (2002). EDUCAR EN LA ERA PLANETARIA. El pensamiento complejo como Método de aprendizaje en el error y la incertidumbre humana. UNESCO y Universidad de Valladolid
  • Smith, M.K. y W. B. Wood, W. K. Adams, C. Wieman, J. K. Knight, N. Guild, T. T. Su (2009). Why Peer Discussion Improves Student Performance on In-Class Concept Questions. ScienceJANUARY VOL 323
  • Solé, Isabel y César Coll (1995). LOS PROFESORES Y LA CONCEPCIÓN CONSTRUCTIVISTA. Barcelona:Graó.

Autor: denobisipsis

Profesor de Filosofía en el IES Gabriel y Galán de Plasencia. Interesado en las nuevas tecnologías.

2 comentarios en “Disrupción, educación y sociedad del aprendizaje: más allá del constructivismo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s