Hikikomoris, big data y el #26j

Estándar

1373593606797-hanLa esfera pública es el espacio propio de la acción comunicativa y de la política para Jürgen Habermas. Claro que todo depende de lo que se entienda por ambas expresiones: esfera pública y actuar comunicativo. Y es aquí donde Byung-Chul Hang, en la misma línea crítica de la Escuela de Frankfurt, entra en juego con su pequeño ensayo Digitale Rationalität und das Ende des kommunikativen Handelns de 2013.

Balanceando la idea habermasiana a la luz del Occidente primisecular, de la sociedad del cansancio a la psico-política, el autor alemán de origen coreano vuelve sobre la cuestión de lo digital, reinterpretando el fenómeno de los hikikomori y posicionándose en el lugar de los integrados según Umberto Eco.

Nos preguntamos, ¿es posible una política congruente con la “sociedad-red” que escape al diagnóstico negativo de Habermas y Eli Pariser (The Filter Bubble) sobre la pérdida del espacio público? El problema es que, según Habermas, solo el espacio público puede dar lugar a lo político.

10596103Diagnóstico: según la tesis de Pariser, Internet no es lo que imaginábamos en cuanto espacio público ideal para la interacción comunicativa sino que más bien ha devenido en un conglomerado de espacios privados narcisistas (sélficos), tendentes a la automanifestacion aislada, fragmentando (insularizando) tanto al individuo como la sociedad.

Esta fragmentación se apoyaría en la propia dinámica centrífuga de la red tendente a aislar a los individuos que, en cuanto usuarios de Internet, configuran el ideal de la “sociedad de las opiniones” y de los opinantes donde cualquiera puede expresar su punto de vista, impidiéndose así la formación de un “nosotros” necesario para que haya espacio público mediante la acción comunicativa.

Se produce así una despolitización y desideologización de la sociedad, un vaciamiento de los conceptos tradicionales de masa y poder que hace peligrar la democracia entendida en sentido tradicional. Pues en la red no es posible el discurso y los medios digitales no hacen sino empobrecerlo sistemáticamente. A lo más se llegan a configurar “multitudes“, inconexas internamente, incapaces de articularse como “asambleas”, las cuales precisarían de unas fuerzas “centrípetas” ausentes.

Aquí empieza lo nuevo, pues ya no hay posibilidad de conformar una “masa política” en el sentido clásico sino que se articula una “nube digital” atravesada por multitud de egos aislados, a pesar de lo cual sigue siendo posible delimitar patrones aunque inconscientes.

rousseau_jean_jacquesLa idea: asumida la anterior descripción como correcta, sería posible seguir pensando la política desprovista tanto de espacio público como de interacción comunicativa? Sí, y curiosamente como democracia directa que hunde sus raíces en las ideas de Rousseau. Una democracia de la fragmentación (¿líquida?), monádica, que no precisaría de partidos políticos.

Es de esta manera que Byun-Chul Hang explica la desafección contemporánea que la ciudadanía en general siente por la política y los políticos, cuyas decisiones le son ajenas y extrañas. Nadie puede identificarse hoy en día con un programa político al completo, ni es posible un partido que alcance a dar cuenta de la “sociedad de las opiniones”. Cada opinante, y lo somos todos, es ya un partido.

Y esta es una tesis que cuestiona de raíz las tesis últimas de un populismo a lo Laclau. El efecto centrífugo lo podemos constatar en lo extraño de lo acaecido el pasado #26j. A lo que apunta es a una democracia sin partidos, a una superación de la política “representativa”. A una transición desde el idealismo del discurso al materialismo digital del “big data” que aparece ya en el fenómeno “hikikomori” y que Rousseau expresó  en sus ideas y en su vida.

Pues la “voluntad general” apunta en el fondo a la idea de una democracia silente, sin comunicación y, por tanto, sin necesidad de espacio público donde interactuar comunicativamente, pues su espacio trasciende lo público en su articulación matemático-algorítmica:

Si, quand le peuple suffisamment informé dèlibère, les citoyens n’avaient aucune communication entre eux […]”

Contrat Social, Libro II, Capítulo III

4cce8f8a09b6147138235d890f50c5cc6c9f5b78fc589c291a6721451373bd75_1Se trata de mantener las diferencias de manera que cada uno se exprese según sus convicciones y al margen de cualquier discurso con los demás, lo que incluso habría que evitar, y que es justamente lo que obvia Carl Schmitt en su interpretación de Rousseau al asumir que es la voluntad general la que hace innecesaria la comunicación.

Este tipo de proceso sería la base de una “racionalidad no discursiva” acorde con el fenómeno de la fragmentación en la red, una “racionalidad digital” propia del “big data” que daría lugar a una hermenéutica digital con la que se inferirían modelos de comportamiento (data-mining)  y se ligarían los deseos con los procesos de toma de decisión. Biopsicopolítica digital que atraparía el inconsciente social llevando a término el ideal de la “sociedad transparente“.

shutterstock_115491706Tal democracia directa según las ideas de Rousseau lo sería en el espacio (fragmentación social) y en el tiempo: democracia en tiempo real, que Pierre Lévy (L’Intelligencecolléctive. Pour une anthropologie du cyberespace, La Découverte, Paris 1994considera superadora de la política representativa al basarse en un tiempo no del debate sino de la decisión y valoración continua.

La transformación: de la democracia sintético-discursiva (centrípeta, creadora de asambleas y de un “nosotros”) a la democracia sindético-acumulativa donde el objeto es el “big data” que contiene todas las formas de reacción y de expresión. Es una democracia de la presencia, no de la re-presentación sino de la co-presentación. Y en lugar de políticos, expertos administradores al margen de ideologías de izquierda-derecha, en lugar de discursos y debates, clicks de ratón.

Growth Mindset en el aula: el mundo se divide entre los que aprenden y los que no.

Estándar

El concepto de superación no es nuevo y todos somos conscientes de su valor para el día a día. Ocurre sin embargo que solo lo apreciamos de verdad en ciertos contextos extremos o traumáticos asociados a la resiliencia. Con el auge de las neurociencias, la idea de que el cerebro no es un órgano fijo sino moldeable y de que lo que ocurre en el aula de modo informal influye decisivamente en el rendimiento y en la personalidad de los alumnos, debería hacer que nos replanteáramos la manera en que enseñamos. Sobre esto ha estudiado profundamente Carol Dweck en  Mindset: The new psychology of success (2006, New York: Random House) elaborando el concepto de mindset o mentalidad como conjunto de asunciones, métodos o creencias que tenemos o tiene un grupo y que actúa como motor de su comportamiento y expectativas. Habrían dos tipos: la mentalidad fija o limitada, y la superadora (growth mindset). Nos propone estas preguntas para saber qué tipo de mindset tenemos:

  1. tu inteligencia es algo que no puedes cambiar
  2. puedes aprender cosas nuevas pero no cambiar tu inteligencia
  3. no importa lo inteligente que seas para poder mejorar, aunque sea un poco
  4. siempre puedes mejorar sustancialmente tu inteligencia
  5. no puedes cambiar tu forma de ser
  6. sin importar el tipo de persona que seas, siempre puedes mejorar sustancialmente
  7. puedes hacer algunas cosas de un modo diferente, pero las que te definen como persona no
  8. siempre puedes cambiar tu manera de ser sin importar el carácter que tengas

Es fácil darse cuenta de la diferencia entre las asunciones 1,2,5,7 y las 3,4,6,8. Asentado el hecho de que ni la inteligencia ni la personalidad son algo fijo, podemos asumir la posibilidad de mejorar hacia una mentalidad de crecimiento o superación:

  • todo el mundo nace con el deseo de aprender (Aristóteles), es la mentalidad limitada la que lo reprime.
  • busquemos ser siempre críticos constructivos
  • localiza las cosas del pasado que permanecen bloqueadas y analízalas con todas las emociones que las acompañan desde una perspectiva de crecimiento
  • cuando te sientas deprimido o triste sitúate en un estado de superación en relación al aprendizaje, el desafío y los obstáculos
  • hay algo que siempre has querido hacer pero te daba miedo por sentir que no podrías? Hazlo.

Aplicado a la educación y al aula, son muy importantes las palabras del sociólogo Benjamin Barber (Carole Hyatt and Linda Gottlieb,When Smart People Fail: Rebuilding Yourself for SuccessNew York: Penguin Books,1987):

I don’t divide the world into the weak and the strong, or the successes and the failures ….I divide the world into the learners and nonlearners.”

(el mundo se divide entre los que aprenden y los que no)

Si nos centramos en los adolescentes, precisamente es aquí cuando las dudas entre aceptar la limitación o la superación articulan la vida. Por eso es importante aplicar esta óptica en el aula o en casa con los hijos:

tont@ o list@? atractiv@ o fe@? divertid@ o aburrid@? ganador(a) o perdedor(a)?

Hay que tener claro que a estas edades las energías no se orientan solo a aprender sino básicamente a proteger el ego, lo que normalmente conduce a una mentalidad limitante. Infundir una mentalidad de crecimiento conduce a asumir por otra parte que no tiene sentido dejar de intentarlo: la adolescencia es un tiempo de oportunidades, de aprender nuevas cosas, de saber lo que nos gusta y lo que queremos ser en el futuro. Los estudiantes con mentalidad de crecimiento se hacen cargo de su aprendizaje y motivación, y por eso, en lugar de memorizar inconscientemente asumen que es mejor ampliar las lecturas para comprender mejor algo, y que los errores ayudan a ese objetivo. Se estudia para aprender y no para aprobar un examen. Si sacan mejores notas no es porque sean más inteligentes sino porque adoptan esa actitud.

Consejos generales para adolescentes / estudiantes / profesores:

  • piensa en tu héroe o en alguien extraordinario: crees que logró sus habilidades sin esfuerzo? Averigua lo que le costó y admíralos más y mejor
  • piensa en las veces que otras personas te superaron en algo y pensaste que eran más inteligentes. Asume ahora que fue porque emplearon mejores estrategias, aprendieron más y practicaron duro superando todos los obstáculos. Si ellos pudieron, tú también.
  • sientes que los compañeros y profesores te juzgan o más bien que te están ayudando? No te pongas a la defensiva con los errores, aprende de ellos.
  • te reafirmas a costa de los demás? Trata de ver a tus compañeros y profesores como colaboradores, como si fuéseis un equipo.
  • tiendes a pensar como el resto de los demás? Esto es el problema del group-think. Desarrolla ideas nuevas, diferentes, tuyas, sé crítico de modo constructivo. Adopta la perspectiva opuesta (abogado del diablo), fomentando así la inteligencia colectiva.
  • cuando eres rechazado o minusvalorado, te sientes vengativo, amargado? Opta más bien por sentirte herido pero orientado a perdonar y a aprender de ello.
  • imagina tu amigo/pareja/alumno/profesor ideal: te parece perfecto? Asume más bien que lo normal es que surjan problemas, que deben ser vistos como motivo para superarse y ser capaces de desarrollar mejores relaciones.
  • sueles quejarte de todo? aprende a no echarle la culpa a los demás sino a considerar qué puedes hacer para que la situación mejore
  • eres tímido y vergonzoso? Desafíate a relacionarte socialmente viendo las interacciones con los demás como plataforma para mejorar y aprender, sin juzgar.

El problema principal reside en los mensajes que padres y profesores lanzan a sus hijos o alumnos. Por ejemplo,

“aprendiste tan rápido, qué listo eres!”,

“mira ese dibujo, eres el próximo Picasso!”,

“Eres tan listo, sacarás un 10 sin esfuerzo!”

Son mensajes habituales que nos parecen honestos y motivantes, pero sucede todo lo contrario. Lo que la psicología dice es que el destinatario de estos mensajes está más bien escuchando lo siguiente:

“si no aprendo rápido, no soy listo”,

“no debo volver a pintar tan bien o pensarán que no soy realmente Picasso”,

“debo dejar de estudiar para que no se den cuenta de que no soy tan brillante”

Aunque dudemos de esto, debemos considerar el punto de partida: lo normal en la niñez/adolescencia es la adopción de una mentalidad limitante para proteger el ego, y si esto sucede es cuando esos mensajes aparentemente positivos se tornan muy negativos. Según Dweck, alabar la inteligencia de los niños conduce a dañar sus motivaciones y su rendimiento. Pues los niños asocian el éxito con la inteligencia y el fracaso con ser estúpidos, mediante lo cual les hacemos intolerantes al fracaso, lo que conduce a que no lo intenten. Debemos entonces alabar más bien no su inteligencia sino su esfuerzo, estudio, persistencia y buena planificación:

“qué trabajo más extenso y comprometido, admiro la manera en que te concentraste para terminarlo!”,

“el dibujo tiene unos colores tan bonitos, cuéntame sobre eso”,

“has reflexionado y pensado tanto sobre este tema que me hace ver a Cervantes de otra manera”,

“la pasión que pones al piano me hace sentir bien, cómo te sientes cuando interpretas esa pieza?”

La alabanza debe girar no sobre los atributos personales sino en torno al esfuerzo y a lo conseguido. Si por ejemplo en clase de matemáticas hablamos de “grandes genios” estaremos impulsando a la mayoría de nuestros alumnos a adoptar una actitud a la defensiva (fixed mindset) por sentirse incapaces de ser como ellos, y acabarán por no rendir lo que podrían al asumir que hay gente a priori mejor en matemáticas y que por lo tanto no merece la pena esforzarse. Si en lugar de eso transmitimos la idea de que esos matemáticos fueron personas que se apasionaron por su trabajo por lo cual lograron importantes descubrimientos, ponemos el acento en el esfuerzo y la superación (growth mindset), posibilitando que nuestros alumnos aprecien el valor del trabajo y que ellos también pueden conseguirlo. Si, por otro lado, ponemos el punto de la alabanza en la velocidad y perfección, estamos además coartando al alumno a no superarse considerando que es eso lo que valoramos. En lugar de ello sería mejor decirle: “Vaya!, creo que el problema que os propuse es demasiado fácil, vamos a intentar algo de lo que puedas aprender realmente“. Y, por último, reforzar demasiado el éxito conduce a transmitir la idea de que el fracaso es negativo (intolerancia a la frustración). 

Los grandes profesores tienen en común en relación a todo esto que creen en la mentalidad superadora y en la posibilidad de desarrollar la inteligencia y el talento, y es justo eso lo que les hace proclives a enseñar más y mejor. Piensan que siempre se puede mejorar y por eso se proponen metas muy elevadas. Para que ello funcione hay que bajar al campo emocional y conectar con los alumnos, transmitiéndoles desde el principio este sentimiento:

I’m gonna love you … I love you already, and I’m going to love you even when you don’t love yourself

Los profesores limitados suelen por contra crear un ambiente de juicio continuo. Os suena la idea de muchos profesores al principio de curso: “ya sé cuales son listos y cuales tontos“, lo que lleva a una dejación de responsabilidad por considerar que no se puede mejorar. Para romper con este estereotipo no es por otra parte suficiente el desafío y la conexión emocional (amor), hay que enseñar a alcanzar lo que esperamos de ellos, que en todo caso se superen, que aprendan a amar el aprendizaje y por lo tanto puedan aprender por sí mismos. Hay que ser sinceros, si un estudiante no sabe cómo hacer algo hay que darle las herramientas para que pueda.

Consejos para devenir un buen profesor:

  • todo acto y palabra es un mensaje que puede motivar o no al alumno a superarse
  • usa bien la alabanza
  • sé críticamente constructivo: el objetivo no es etiquetar o simplemente evaluar sino retroalimentar el trabajo del alumno para que mejore
  • sé crítico con las metas que estableces: lo innato nunca es una meta, las habilidades y competencias sí.
  • bajar los objetivos no es una buena idea, tanto como elevarlos demasiado sin ofrecer herramientas para alcanzarlos.
  • nunca pienses en alumnos que nunca podrán aprender, sino en estrategias para que los más desaventajados mejoren
  • no pongas en primer lugar tu reputación como profesor, sino más bien prioriza el compromiso y el esfuerzo
  • nuestro objetivo, como padres o profesores, es desarrollar el potencial de los niños.
  • nunca juzgues sin más, adopta una actitud continua de aprendizaje y superación
  • no etiquetes a los alumnos, ni peyorativa ni meliorativamente de forma acrítica. Todos pueden mejorar.
  • prioriza los grupos especialmente sujetos a los estereotipos negativos: niñas, minorías, con discapacidad

Bibliografía útil

Pedagogía de la curación de contenidos: del buen curar al storify. Consejos.

Estándar

Buckminster Fuller introdujo la idea del “Knowledge Doubling Curve” significando que hasta 1900 el conocimiento humano parecía aumentar el doble cada centuria. Su cálculo se ha quedado sin embargo corto tras la explosión de Internet después de la Segunda Guerra Mundial, cuando se estimó que el tiempo requerido para doblar lo que sabemos había bajado a 25 años. Hoy en día se considera que ese tiempo es distinto para cada campo del saber: en nanotecnología se estima que se dobla cada 2 años y en medicina cada 18 meses. Y ha sido IBM la que ha establecido que con el Internet de las cosas (IoT) se doblará en general cada 12 horas. El intelectual que ha tematizado estas predicciones de forma más extrema es Ray Kurzweil, quien habla de la llamada singularidad (2005, The Singularity is Near: When Humans Transcend Biology, New York, Penguin), el momento en que el conocimiento y la tecnología progresarán tan rápido que la propia naturaleza humana y nuestro modo de vivir se verán afectados radical e irreversiblemente.

Esta cantidad ingente de información nos está obligando a cambiar la manera de moverse por Internet. Dice Jenkins en Confronting the Challenges of Participatory Culture: Media Education for the 21st Century (2009, A Report for the MacArthur Foundation. Boston: MIT Press):

Participatory culture is emerging as the culture absorbs and responds to the explosion of new media technologies that make it possible for average consumers to archive, annotate, appropriate, and recirculate media content in powerful new ways. A focus on expanding access to new technologies carries us only so far if we do not also foster the skills and cultural knowledge necessary to deploy those tools toward our own ends

En Convergence Culture: Where Old and New Media Collide (2006, New York: NYU Press), Jenkins estableció a su vez una lista de competencias clave relativas a esa cultura de la participación y orientadas a la recirculación de la informacion: play, performance, simulation, appropriation, multitasking, distributed cognition, collective intelligence, judgment, transmedia navigation, networking, and negotiation, que convergen en la habilidad que se llama de curación:

  • Juego: Capacidad para experimentar  con el entorno como manera de resolver problemas
  • Rendimiento: Capacidad de adoptar alternativas para mejorar
  • Simulación: Capacidad de construir modelos dinámicos de procesos del mundo real
  • Apropiación:  Capacidad de mostrar y reelaborar significativamente el contenido medial
  • Multitarea:  Capacidad para barrer el entorno mediático y saber apreciar los detalles significativos
  • Cognición distribuida: Capacidad para interactuar significativamente con herramientas que expandan nuestras capacidades mentales
  • Inteligencia Colectiva: Capacidad para compartir y reelaborar conjuntamente el conocimiento
  • Juicio: Capacidad para evaluar la credibilidad y validez de diferentes fuentes de información
  • Navegación Transmedia: Capacidad para seguir el flujo de las historias y de la información a través de múltiples plataformas y modalidades
  • Networking: Capacidad para buscar, sintetizar y diseminar la información
  • Negociación: Capacidad para moverse por distintas comunidades, discerniendo y respetando sus múltiples perspectivas con el objetivo de asumir y aprender a seguir normas alternativas

, del Blog Formation 3.0hace un análisis muy crítico pero interesante sobre la manera en que estas competencias están siendo falseadas y traicionadas en un uso de la curación que empieza a ser vacío. Recordemos lo que debería ser obvio: la curación es tan vieja como los museos a pesar de su revival por el uso creciente de Internet. Es un palabra latina que significa “hacerse cargo de“. Es el arte del curator: habitualmente relacionado con los expertos en artes y organizadores de exposiciones en museos, el curador es, en general, la persona que:

  1. fija el tema de una exposición
  2. selecciona las obras que merecen ser expuestas
  3. las contextualiza relacionándolas entre sí y con el autor, época, etc…
  4. las comparte con el público sacándolas a escena

La curación digital es lo mismo !

Demasiados artículos sobre la curación que no hablan más que de herramientas, plataformas, del aspecto puramente técnico. Pero lo esencial de la curación se encuentra en otro sitio: en la estrategia, cuya articulación ha de ser:

  1. fija el tema que te interesa
  2. selecciona las informaciones que valen la pena de ser vistas o leídas
  3. contextualiza añadiendo tu punto de vista y adjuntando enlaces a otros recursos
  4. compártelas públicamente dándoles forma 

Por tanto la curación no equivale a compartir trucos como si fueran curiosidades para atraer visitantes. Si hacemos eso mantenemos el demasiado ruido que ya hay en internet y que ahoga (brouhaha) lo realmente interesante. Cinco consejos para curar:

curacion11- selecciona una o dos palabras clave por tópico y dedícales el 99% de la curación. El 1% restante déjalo al azar y la sorpresa humana, pero no más.

2- evita absolutamente clicar automáticamente sobre todo aquello que deviene: se trata de orientar la información pertinente y bien escrita, organizada y presentada más allá de lo superficial y rápido: buscamos calidad.

3- asimila la información antes de compartirla. Si tú no lo haces, por qué crees que lo harán los demás?

4- contextualiza, comenta, añade valor. No compartas información en bruto: comenta su idea principal, su importancia, su valor, añade otros recursos. Lo que importa no es lo que compartes sin más sino cómo lo haces: ahí reside el valor de la curación. De otro modo harías mejor en ser un agregador RSS.

5- tómate tu tiempo, la curación es difícil. Al final, es lo que cuenta como perla informativa en el flujo superficial en que se convierte internet.

Quizás haría falta un código ético/deontológico como el que se aplica al ejercicio propiamente dicho de la curación en el arte (A Code of Ethics for Curators, 1983, The Curators Committee of the American Association of Museums), o un manifiesto igualmente deontológico sobre el oficio del curador de contenidos en Internet.

Pensando en la educación la situación nos lleva a asumir que son necesarias nuevas pedagogías orientadas a la curación de contenidos, que Paul Mihailidis y James N Cohen analizan en Exploring Curation as a Core Competency in Digital and Media Literacy Education (Journal of Interactive Media in Education 2013(1):2) resaltando tres contextos a tener en cuenta:

1- La curación como una nueva manera de organizar los media 

2- como valor añadido

Twitter fue el primer medio social en orientarse a esta finalidad, a lo que se añadió la implementación de las listas como medio de “curar” seguidores.

3- Como alfabetización digital 

Pues en el fondo la curación tiene que ver con resolver problemas, buscar, seleccionar, procesar y presentar personalizadamente la información, con el añadido de la responsabilidad intrínseca a todo ello en relación a la parcialidad y la objetividad, y al respeto de los valores diferentes.

Si la curación se va a convertir en la competencia digital nuclear debemos entonces implementarla de la mejor manera posible en el aula. Una manera de ello es mediante StorifyLanzada en 2011, es una plataforma online que ayuda a los usuarios a crear historias curando la información de los medios sociales. Sus puntos clave son:

#1 – Donde el top down y el bottom up se encuentran

Se trata de contar la historia de algo en particular de la forma más acurada que se pueda ensamblando tantas fuentes como sea posible, puntos de vista y perspectivas. Los estudiantes deben esforzarse en definir y construir bien las historias además de comprometerse con su propia opinión. El estudiante participa activamente y se implica.

#2 – Integrando medios, mensajes y plataformas

Videos, imágenes, fuentes escritas, hay que incentivar el buen uso de todo ello dando criterios de calidad y articulación. Competencias digitales en todos los aspectos.

credibi#3 – Fuentes, voces y credibilidad 

Crear una historia contribuye a la reflexión crítica sobre la credibilidad de las fuentes al obligar a los estudiantes a justificar sus (s)elecciones, lo que contribuye al aprendizaje significativo de manera que sepan discriminar lo que es subjetivo de lo que no.

#4 – Parcialidad, sesgo y perspectiva 

Los estudiantes aprender a contextualizar las opiniones sesgadas y a utilizarlas como un elemento más a la hora de comprender el problema y la manera en que los agentes de esa cuestión interactúan entre sí. Es decir, se trata de captar los puntos principales del debate y de qué manera cada grupo oponente lo sesga desde sus propios valores.

#5 – Valorando la diversidad 

Diversidad de opiniones, fuentes y de medios, que contribuye al empoderamiento del alumno a la hora de manejar la información.

#6 – Empoderando valores y voces cívicas

La curación contribuye a ello por medio de la responsabilidad a la hora de compartir fuentes y enlaces de cara a la calidad de la información online, al tiempo que se refuerza el sentimiento de implicación en lo que se está contando.

Gracias a @jhergony tenemos esta presentación sobre el content curator aunque de un modo general.

Disrupción, educación y sociedad del aprendizaje: más allá del constructivismo

Estándar

Edgard Morin se planteaba los objetivos de la educación en Los siete saberes necesarios para la educación del futuro (UNESCO 1999) y que giran en torno a la asunción de la complejidad global e incertidumbre en que se mueve la sociedad contemporánea, cuestiones que nos obligan a educar teniendo en cuenta:

1- el aprendizaje del error, hay que incorporarlo a la educación con el objetivo de enseñar a pensar. Se trata de recuperar el valor del conocer sobre el conocer que conduce a la comprensión en un contexto de incertidumbre.

2- los principios de un conocimiento pertinente, en relación a las competencias relacionadas con la adaptabilidad a situaciones cambiantes y transformaciones laborales y profesionales. La competencia puede así definirse como saber hacer en un contexto, integrando conocimientos teóricos y prácticos en continua evolución.

3- el objetivo de la comprensión, orientada sobre todo a la idea de un futuro realista y al mismo tiempo esperanzador

4- la enseñanza de la identidad terrenal: debemos construir una sociedad y un sistema educativo que tenga en cuenta las diferencias, lo diverso, e inculque la tolerancia, el respeto y la aceptación del otro, como principio de vida.

5- el reto de las incertidumbres:  hay que reeducar implicando a la duda y en contra de la idea de un conocimiento definitivo. A partir de la prueba y error hasta el infinito, la incertidumbre debe erigirse en un nuevo valor.

6- la enseñanza de la condición humana, y en cuatro polos sistémicos: genético (código genético, genotipo); el cerebro (epicentro fenotípico); el sistema sociocultural (sistema fenoménico-generativo) y el ecosistema (nicho ecológico-medio ambiente).

7- y por último la enseñanza de una ética del género humano, una antropo-ética a partir de la tríada individuo-sociedad-especie. Y con los siguientes principios:

– Asumir la humana condición individuo-sociedad-especie en la complejidad actual.
– Lograr en nuestra conciencia personal la humanidad.
– Asumir el destino humano.
– Trabajar para la humanización de la humanidad.
– Obedecer a la vida, guiar la vida.
– Lograr la unidad planetaria en la diversidad.
– Respetar al otro.
– Desarrollar la ética de la solidaridad.
– Desarrollar la ética de la comprensión.
– Enseñar la ética del género humano.

Tengamos en cuenta que, extendiendo las ideas de Morin sobre educación del futuro, podemos incorporar el concepto de una sociedad globalizada, planetaria, que del conocimiento pasa a ser una sociedad del aprendizaje, así llamada por el informe CISCO de 2010 The Learning Society. Sociedad que debería asumir el compito de que la inteligencia es colectiva. Tal sociedad estaría basada en 9 principios:

  • Promueve una cultura de aprendizaje durante toda la vida
  • Aspira al aprendizaje motivado y comprometido de cara a afrontar lo incierto y complejo
  • Lleva el aprendizaje al aprendiz: se trata de una actividad, no de un estado pasivo
  • Cree que el aprendizaje es para todos, sin exclusiones
  • Reconoce distintos tipos de aprendizaje y se esfuerza por satisfacerlos
  • Cultiva y apoya nuevos agentes de la enseñanza desde todos los sectores de la sociedad
  • Desarrolla nuevas relaciones y redes entre aprendices, proveedores e innovadores
  • Provee la infraestructura necesaria para todo ello, física o virtual
  • Apoya un sistema de continua innovación y retroalimentación de cara a la mejora sostenida

learningEste desiderátum nos introduce en la cuestión de cómo cambiar la escuela para que sea capaz de afrontar estos desafíos. Se trata de mejorar solamente o de innovar radicalmente? La innovación puede ser sostenida, en cuanto que mejora algo haciéndolo más eficiente, o disruptiva. En el primer caso nos encontramos con que las pizarras digitales reemplazan las antiguas por ejemplo, pero manteniendo el esquema pedagógico tradicional (obsoleto). La innovación disruptiva, por su propia esencia, o ausencia de ella, se presenta de modo incierto, y por eso disrumpe porque irrumpe:  en el mundo de la economía simplificando los servicios para reducir los precios como en el self-service o el movimiento low-cost. La disrupción consiste así en introducir nuevas maneras de trabajar impensadas según los esquemas anteriores (y por eso la creatividad y lateralidad son tan importantes). También puede presentarse por medio de un producto que genera un nuevo mercado: el escuchar música con los walk-man. Más que reorganizar un espacio, la disrupción lo extiende a más gente, como es el caso en educación con los cursos abiertos a distancia. El objetivo de esta transformación disruptiva de la educación se orientaría por supuesto a desarrollar las destrezas que se consideran clave para el siglo XXI

  • Recolectar, sintetizar y analizar información
  • Trabajar de forma autónoma y con mínima supervisión
  • Ser un referente para los demás
  • educacion3.0Ser creativo trasladando esta capacidad a la acción
  • Pensar críticamente y hacer las preguntas correctas
  • Esforzarse por entender las perspectivas de los demás y por entender una cuestión completamente
  • Comunicarse eficientemente, y a menudo por medio de las nuevas tecnologías
  • Trabajar éticamente en relación a la sociedad y al mundo como un todo

Y como competencias no-cognitivas

Las innovaciones posibles en la escuela podríamos entenderlas desde este esquema:

INNOVACION

Si nos centramos en la segunda fila (la innovación disruptiva) nos encontramos con dos propósitos inexcusables en el corto plazo: reinventar y transformar la escuela. Reinventar en este contexto significa personalizar, ir más allá de los tradicionales exámenes, organizar las clases por habilidades e interés más que por edad y por último, aumentar la enseñanza y el aprendizaje peer-to-peer.

clickEn este sentido son interesantes y prometedoras las propuestas de Eric Mazur sobre Peer Instruction (PI) y Just-in-Time Teaching (JiTT) acorde con el concepto de “clase invertida“. Una típica clase organizada de esta manera se divide en una serie de pequeñas presentaciones centradas en puntos clave de lo que se quiere explicar y seguidas por una cuestión conceptual relacionada, lo que se llama “ConcepTest”. Se trata de valorar si los estudiantes han entendido las ideas recién mostradas. Se les da entonces uno o dos minutos para formular respuestas individuales y compartirlas con el profesor. Discuten entonces las respuesta con sus compañeros en derredor alentados a convencerlos con los argumentos que tengan. Entretanto el profesor se mueve entre ellos escuchando hasta que da por finalizada la discusión (unos 2 ó 4 minutos) volviendo a requerir la respuesta a la cuestión. No se valoran las respuestas dadas sino el grado de participación durante el curso que se ve incrementado al formar parte estas preguntas de los exámenes finales. Para dar tiempo a estas discusiones en clase se urge a los estudiantes a leer los materiales relacionados antes de la lección. Se trata por tanto de promover el “aprendizaje activo“, como venimos viendo.

Y en cuanto transformar la escuela, dentro del aspecto del aprendizaje informal, se trata de salir de los recintos académicos (y no de inventar nuevos espacios solamente, que también) para posibilitar el aprendizaje más allá de las paredes del aula y su estructura burocrática. Más que arquitectos del aula y más que habitantes del espacio escolar, se trata de ser navegantes de un aprendizaje “knowmada” (infografía de Azahara TIC) en un nuevo mundo globalizado y complejo (Morin) que nos desafía con los siguientes retos:

1- Para mejorar la calidad de las escuelas hay que centrarse en la selección, formación y motivación del profesorado en primer lugar. McKinsey (Barber, M. and Mourshed,M. (2007) “How the World’s Best Performing School Systems Come Out on Top.” McKinsey & Co) estima que en China, India, Indonesia, y Nigeria serán necesarios 10 millones de profesores para educar a 260 millones niños. El ejemplo aquí es Finlandia, donde solo pueden estudiar magisterio 1 de cada 10 que lo solicita. Debemos atraer buenos profesionales que asuman los retos de la nueva sociedad del conocimiento digital: los alumnos pasan de ser espectadores a actores de su formación.

2- Elementos comunes en la innovación:

Los alumnos devienen protagonistas de su aprendizaje
El aprendizaje deviene colaborativo tanto entre profesores-alumnos como entre alumno-alumno.
• Los enseñantes pueden dejar paso a otros especialistas y al propio  peer-to-peer learning.
• El aprendizaje se conecta más con problemas del mundo real, de tal modo que los alumnos producen activamente y se involucran incluso ganando dinero por su trabajo.

3- Mayor atención al espacio circundante fuera de la escuela: comunidades y familias.

4- En suma:

• Mejores herramientas para una presentación de los contenidos más visual
• Más espacios colaborativos eficientes
• Permanente conexión a múltiples dispositivos con software y datos en la nube

Recordemos que en su momento la televisión y la radio fueron incorporadas a la enseñanza como elementos disruptivos, siendo normalizados tras el proceso. Si es verdadera disrupción no se trata entonces de in-corporar las nuevas tecnologías sometiéndolas al esquema tradicional sino de dejar abiertas sus posibilidades fuera del ámbito de la enseñanza formal. Qué hace la gente disruptiva hoy día en educación?

• Adoptan formas de aprendizaje más flexibles, abiertas, y peer-to-peer, para al mismo tiempo hacer el aprendizaje más atractivo, divertido y útil.
• Ofrecen sus servicios más allá de los espacios tradicionales de enseñanza: casas, espacios públicos, centros sociales,…
• Emplean a personas más allá del profesor cualificado que se muestren relevantes y preparándolas como para-profesores.
• Desarrollan tecnologías para el aprendizaje relacionadas con los ordenadores, la web y los móviles.

Tengamos sin embargo en cuenta las conclusiones de John A. C. Hattie en su estudio Visible Learning. A synthesis of over 800 meta-analyses relating to achievement (Routledge,2009) sobre excelencia en la educación y que son:

1- Los profesores son de los factores más influyentes en el aprendizaje
2- Los profesores tienen que ser directivos e influyentes, y mostrarse concernidos y comprometidos en la educación entendida como pasión y vocación.
3- Los profesores tienen que ser conscientes de lo que cada estudiante piensa y conoce, de modo que haya auténtico feedback, con sentido.
4- Los profesores tienen que conocer los objetivos de aprendizaje y los criterios de evaluación de sus materias, tanto como el nivel en el que se plasman en todos los estudiantes de modo que puedan rellenar las lagunas que se detecten. Debemos hacernos las siguientes preguntas: Dónde queremos ir con esta lección?, de qué manera? y, hacia dónde después?
5- Los profesores necesitan ampliar su campo de ideas relacionando los contenidos con otros ámbitos de modo que se construyan y reconstruyan estas ideas.  Lo que es crítico no es el conocimiento (memorístico) sino la manera en que el profesor lo construye (enseñar a pensar).
6- Los directivos y profesores tienen que articular escuelas y entornos de aprendizaje que asuman el error como oportunidad para aprender, de modo que el aprendizaje y re-aprendizaje sea continuo.

En resumen, tenemos así que preguntarnos

  • qué enseñar después teniendo en cuenta lo que los alumnos ya conocen
  • qué material elegir atendiendo a lo óptimo que sea y a ninguna otra razón
  • cómo mantener a los estudiantes motivados y ocupados al tiempo que aprenden
  • qué actividades generan más interés en relación a motivar a los alumnos a esforzarse, recordando que más que el interés es el esfuerzo lo importante
  • cómo maximizar el desafío de los objetivos frente a organizar el material para que sea más sencillo (y en detrimento de los objetivos)

Teniendo en cuenta esto parece evidente que la enseñanza dirigida es más efectiva que la libre. Estudios empiezan a mostrar que las enseñanzas mínimamente dirigidas como el discovery learning, problem-based learning (PBL), inquiry learning, experiential learning, y el aprendizaje constructivista, son más ineficientes que las otras. Estos métodos de mínima dirección se basan en dos supuestos: que los alumnos construyen su propia solución, y que el aprendizaje es mejor cuando es experiencial. Esto introduce una duda en el e-learning y en los MOOC’s que puede considerarse como una tensión por resolver. Lo mejor es emplear métodos diversos según las circunstancias. Se olvida a menudo que el constructivismo es una forma de conocimiento pero no una forma de enseñanza: la construcción conceptual del conocimiento supone entender el aprendizaje desde el punto de vista del alumno partiendo de la premisa de que todos las personas son activas y pueden y deben recrear el conocimiento por sí mismos. Y además, el problema del constructivismo es que minusvalora el aspecto emocional y motivacional de la educación. Aunque en todo caso el constructivismo sea un desiderátum debemos plantearnos en qué condiciones puede funcionar y en cuales no. Lo que parece claro es que el constructivismo sí tiene que ver con la enseñanza en el contexto del profesor, pues son ellos los que directamente construyen lo que enseñan, de tal manera que se trata de profundizar en la relación profesor-alumno.

  • CISCO (2010). The Learning Society
  • Crouch, Catherine H.  y Eric Mazura (2001). Peer Instruction: Ten years of experience and results. Am. J. Phys. 69 (9), September
  • Dolana, Erin L. y James P. Collins (2015). We must teach more effectively: here are four ways to get started. MBoC | PERSPECTIVE, Volume 26 June 15
  • Hattie, John A. C. (2009). Visible Learning. A synthesis of over 800 meta-analyses relating to achievement. Routledge
  • Juárez Núñez et al., (2012). Reflexiones sobre el pensamiento educativo de Edgar Morin. Veredas. Revista del pensamiento sociológico. UAM-Xochimilco • México
  • Leadbeater, Charles y Annika Wonginforme (2010). Learning from the Extremes. CISCO
  • Mazur, Eric (1997). Peer Instruction: A User’s Manual, Pearson
  • Mazur, Eric y Jessica Watkins (2010). Just-in-Time Teaching and Peer Instruction, in Simkins, S., & Maier, M. (Eds.). Just-in-time teaching: Across the disciplines, across the academy. Sterling, VA: Stylus Publishing
  • Menchén Bellón, Francisco (2009). EL MAESTRO CREATIVO: NUEVAS COMPETENCIAS. TENDENCIAS PEDAGÓGICAS 14
  • Morin, Edgard (1999). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. UNESCO
  • Morin, Edgard y Emilio Roger Ciurana, Raúl Domingo Motta (2002). EDUCAR EN LA ERA PLANETARIA. El pensamiento complejo como Método de aprendizaje en el error y la incertidumbre humana. UNESCO y Universidad de Valladolid
  • Smith, M.K. y W. B. Wood, W. K. Adams, C. Wieman, J. K. Knight, N. Guild, T. T. Su (2009). Why Peer Discussion Improves Student Performance on In-Class Concept Questions. ScienceJANUARY VOL 323
  • Solé, Isabel y César Coll (1995). LOS PROFESORES Y LA CONCEPCIÓN CONSTRUCTIVISTA. Barcelona:Graó.

Historia visual del conocimiento humano a través de mapas y esquemas (30 imágenes)

Estándar

De la charla TED Manuel Lima: A visual history of human knowledge

Love grows brains: la educación entre la empatía y el narcisismo

Estándar

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia

Wislawa Szymborska

La sociedad y con ella el sistema educativo está experimentando alarmantes signos de falta de empatía que no pueden solucionarse ni con las nuevas tecnologías ni con procesos disruptivos de cualquier tipo. Precisamente el éxito de individuos y sociedades depende de educar niños que se preocupen por los demás, aunque la mentalidad dominante gira sin embargo en torno a la idea de que el éxito parte de superar a los demás y obtener las puntuaciones más altas en lo que sea, incluido el dinero que uno gana.

Somos en todo caso “animales grupales” y como tales, en la medida en que la inteligencia puede beneficiarse del colectivo (cf.¿Bailamos? De las neuronas al metacórtex digitalInteligencia colectiva y cibercomunidades de colaboración abierta), debemos fomentar las actitudes que socializan frente a las que discriminan. No es una cuestión de “buenismo” ético ni de sensiblería sino de antropología y psicología. Todos conocemos los experimentos de Zimbardo (y Milgram) en Stanford sobre la obediencia y el mal (sobre la tesis de Arendt de la banalidad del mal), pero olvidamos que por eso mismo es perentorio y posible generar actitudes contrarias y positivas. Frente al efecto Lucifer debemos apostar por la heroicidad y la resistencia al mal. Clave de ello es la “empatía”, de la que se ha dicho que será el eje del siglo XXI frente al XX que lo fue de la instrospección. La cuestión es si la empatía es algo controlable, definible y en todo caso transmitible o enseñable, de alguna manera. “Empathy can’t be taught, but it can be caught” es el slogan de Maia Szalavitz y Bruce D Perry en su libro Born for Love: Why Empathy is Essential and Endangered (Morrow, 2010), donde de modo general la define como “ability to read other people’s intentions and to care about their plight”. Precisamente los psicópatas no la tienen ni la necesitan sobre la base de que, aun siendo capaces de leer las intenciones de los demás (tienen una “Teoría de la mente”, TOM), no se preocupan de ellas. No puede enseñarse entonces (académicamente) pero sí mostrarse como capacidad corporal. Su idea básica es que, si el cerebro es producto de una evolución grupal, y la inteligencia así lo muestra, las capacidades para leer la mente de los demás y conectar socialmente nos son imprescindibles como especie: “love grows brains”. Se trata en todo caso de identificar emociones: dónde están?

  • entre nosotros, posición radical
  • en el rostro de los demás, fenomenología
  • en el interior de los demás, TOM: Theory Of Mind, desciframos la conducta exterior para inferir lógicamente lo que está detrás.

Si la empatía está decayendo en la actualidad podríamos entonces calificar nuestra época de “autística” en la medida en que muestra los síntomas de esta patología: dificultades con las relaciones sociales, con el lenguaje, conductas repetitivas y obsesivas más una supersensibilidad. Las escuelas no pueden quedarse al margen de esto y afinarse en torno a la segregación, control del tiempo, bullying, multiculturalidad, diversidad, etc…Se trata finalmente de transitar desde la introspección narcisista a la outrospección empática:

En el estudio de Sara Konrath “Changes in Dispositional Empathy in American College Students Over Time: A Meta-Analysis”  (Personality and Social Psychology Review 15(2) 180–198 © 2011 by the Society for Personality and Social Psychology, Inc), se muestra que efectivamente los estudiantes estadounidenses eran en 2009 un 48% menos empáticos que los de 30 años atrás. Se entrevistó a 13737 estudiantes entre 1979 y 2009, con un 63.1% de mujeres, 69% caucásicos y de edad media 20.27 años.

Y se midieron 4 aspectos de la sensibilidad interpersonal: 

  • interés empático o simpatía sobre las desgracias de los demás
  • toma de perspectiva, como capacidad intelectual para imaginarse en la posición de los demás
  • fantasía, o tendencia a identificarse imaginativamente con los personajes de ficción
  • malestar personal referido a la angustia por las desgracias de los demás

Aquí hay un test para medirlo. No queda claro sin embargo qué sea la empatía:

  • mecanismo cognitivo por el que somos capaces de imaginar los estados internos de los demás
  • o constructo afectivo, dentro del que:
    • o se piensa que las emociones se correlacionan directamente con los estados afectivos de los demás
    • o es simplemente una manifestación de simpatía
    • o está relacionado con el impulso de reducir el propio stress sobre la situación de los demás
  • con las neurociencias y el interés en las neuronas espejo las cosas se han complicado todavía más.

Se puede establecer de modo general, por simplificar, que la disposición empática es una tendencia a reaccionar a las experiencias que observamos en los demás. Para calibrar su estudio, la doctora Konrath  empleó el llamado Interpersonal Reactivity Index (IRI), con el resultado general de que las personas que obtenían puntuaciones bajas resultaban ser especialmente antisociales, todo ello correlacionado con un aumento sostenido en el tiempo del narcisismo (Cf. Jean M. Twenge and W. Keith Campbell, The Narcissism Epidemic: Living in the Age of Entitlement, Free Press, 2009). Se observa más individualismo, acrecentamiento de la auto-consideración, más interés en el propio éxito y bienestar que en los demás, y mayores tendencias materialistas que están correlacionadas con una menor tendencia prosocial y más débiles vínculos sociales. Por último, cada vez más personas viven solas, lo cual conecta directamente con menores tendencias prosociales. El mayor interés en uno mismo puede entenderse así negativamente tal y como se está desarrollando en occidente, de lo cual es un claro ejemplo el auge de las redes sociales como catapulta de la propia información, vida, opiniones, imágenes, que aunque a priori pueda parecer positivo, al final parece plasmarse en un narcisismo patológico, como así se muestra en el caso de la “Doppelganger Week” que Facebook organizó en Febrero de 2010 animando a los usuarios a cambiar la imagen de su profile por el de la celebridad con la que se identificaban.  En otro estudio de Schieman y Van Gundy de 2000 (The personal and social links between age and self-reported empathy. Social Psychology Quarterly, 63, 152-174) se muestra igualmente que los nacidos a finales de 1950 son más empáticos que los nacidos en los 80.

Como conclusiones se encontró que a menor empatía:

  • mayor narcisismo: en una encuesta de 2006 el 81% de los entrevistados, de entre 18 y 25 años, expresaron que ser rico era uno de los objetivos más importantes de su generación, y el 61% lo consideraron el más importante. De ahí el nombre con el que empieza a llamarse a esta generación:  “Generation Me”, “Look At Me”. Los jóvenes adultos de hoy son una de las generaciones más competitivas e individualistas de nuestra historia reciente, al menos en EEUU.
  • aumento de la violencia y el bullying, con un dato claro: dado que las mujeres suelen mostrar mayor empatía, el aumento del bullying entre las chicas (más que en los chicos) es un signo evidente del declive de la empatía.
  • más tiempo dedicado a la interacción online que a la física, por lo que el desarrollo de las nuevas tecnologías puede estar contribuyendo al decrecimiento de la empatía. Y además, la facilidad para conectar on-line no necesariamente conlleva iguales habilidades en la vida real. Por último está la cuestión de la violencia en los media: a mayor exposición menor sensibilidad, lo que se agrava con una tendencia en los medios a mostrar cada vez más contenidos violentos. Cf. Bushman, B. J., & Anderson, C. A. (2009). Comfortably numb: Desensitizing effects of violent media on helping others. Psychological Science, 20, 273-277, y Media Awareness Network. (2010). Violence in media entertainment.
  • mayor probabilidad de que los padres sean narcisistas (preocupados por ellos mismos más que por los hijos), como así lo sugieren los estudios en relación a los cambios en los modelos de paternidad: menor control de los hijos, educación, más permisividad ante la agresividad de los hijos, etc…
  • por último se da una clara correlación entre la menor empatía y el aumento de las exigencias académicas y laborales en relación a ir a las mejores universidades, colegios, conseguir los mejores trabajos, etc…Somos menos empáticos cuando competimos y de ahí la excusa de estar demasiado ocupado con el propio éxito, que además se siente como una exigencia de la propia sociedad y de los padres, como así expresa William Deresiewicz en Excellent Sheep: The Miseducation of the American Elite and the Way to a Meaningful Life (Free Press 2014).

Algunos podrían pensar que es exagerada la impresión de que las nuevas generaciones son menos empáticas cuando “parece” que, según otros estudios que cita la propia Konrath, existe igualmente una mayor tendencia a mostrarse socialmente abierto y preocupado por los demás, como así lo demuestra el auge de las ONG’s, movimientos sociales y una cierta mayor preocupación por los problemas del planeta: ecología, guerras, hambre, etc… Sin dejar de ser cierto lo que también se constata es el desarrollo de una actitud que en el fondo es paralela a la narcisista pero con apariencia de empática: es lo que se llama maquiavelismo, patología detectada por el test Mach-IV (1970) de los psicólogos Richard Christie y Florence Geis. Maquiavélicos son los que actúan con el fin de manipular a los demás para conseguir sus objetivos: decirles a los demás lo que quieren oír, halagando a gente importante e intentado obviamente no ser pillado. Sus características los hacen parecer falsamente empáticos:

  • Funcionan mejor en trabajos y situaciones sociales donde las reglas y los límites son ambiguos.
  • El desapego emocional y una actitud cínica les permiten controlar sus impulsos y ser cuidadosos, oportunistas pacientes.
  • Prefieren usar tácticas sutiles cuando sea posible (el encanto, la amabilidad, la auto-revelación, y la culpa) para ocultar sus verdaderas intenciones y proporcionar una base para la negación plausible si se detectan. Sin embargo, pueden usar presiones y amenazas cuando sea necesario.
  • Tienden a ser el preferido por los demás en situaciones competitivas (por ejemplo, de debate, negociación), pero no se prefieren como amigos, colegas o cónyuges.

Parece entonces que necesitamos más que nunca enseñar y transmitir empatía. Partiendo de las ideas del profesor Roman Krznaric de la London’s The School of Life se proponen 6 hábitos de la gente altamente empática (Empathy: Why It Matters, And How To Get It, Perigee Books, 2014):

1- Cultivar la curiosidad sobre los extraños, como cuando por ejemplo tenemos facilidad para hablar con desconocidos en los lugares públicos: no se trata de interrogar sino de mostrar inquietud por conocerse. Hablar del tiempo está bien, pero podemos ir un poco más allá y tratar de conversar menos superficialmente sin perder la educación.

2- Desafiar los prejuicios y descubrir las cosas en común

3- Probar la vida de otra persona, adquiriendo experiencia directa de cómo vive según la idea de los nativos americanos: “camina un kilómetro con los zapatos de otro antes de criticarlo”.

4- Escuchar de forma atenta y abierta. Lo esencial es nuestra capacidad de captar lo que está realmente sucediendo en un encuentro con otro, mostrándonos al mismo tiempo vulnerables y auténticos, sin máscaras. Se trata no solo de captar el estado del otro sino de que éste sienta el nuestro. Sunny Sea Gold en How to Be a Better Listener (Scientific American Mind Volume 26, Issue 5, Aug 13, 2015) nos da 4 consejos:

      • comprueba tus asunciones y prejuicios: si crees saber de antemano lo que vas a escuchar, tu cerebro se predispone precisamente a escuchar eso aunque la otra persona diga algo diferente.
      • sé curioso: pregunta con interés real y en profundidad: puedes decir algo más sobre lo que sientes, piensas, etc…, de manera que me ayudes a entenderlo?
      • suspende el juicio y no cierres el diálogo de antemano. Hay personas que deciden cortar una conversación de raíz sin querer escuchar nada más del otro. Frente a ello se trata de dejar a la otra persona que hable, sin interrumpirla, sin cortarla (lo que de entrada permite más empatía y la posibilidad de encontrar puntos en común)
      • sabe cuándo escuchar o no: la verdadera escucha exige humildad y curiosidad, y si por alguna razón no puedes ofrecer completa atención a la otra persona pospón el encuentro.

5- Inspirar acciones colectivas y cambio social. Las redes sociales están siendo fundamentales en ello, pero falta humanizarlas, se trata de no diseminar solo información sino igualmente conexión empática.

6- Tener una imaginación ambiciosa, que no solo se oriente a empatizar con la gente que sufre sino también con los que piensan diferente o son nuestros enemigos, lo que desde luego conduce a una mayor tolerancia.

Dr. Marilyn Price-Mitchell de Edutopía ha desarrollado estas ideas en el ámbito de la educación, dentro de un modelo de desarrollo de la juventud en la escuela llamado The Compass Advantage y basado en 8 principios de los que la empatía es el más importante. Pero, se puede enseñar la empatía? Si entendemos la educación como un agente de cambio social hacia una mayor ciudadanía y liderazgo se convierte en todo caso en un imperativo. Y es uno de los ejes de investigación de Price-Mitchell, de cuyos estudios infiere que los mejores profesores son aquellos que no solo muestran empatía sino que al mismo tiempo la fomentan en los alumnos y en los demás. Inspirándose en las ideas de Krznaric propone 6 hábitos de los grandes profesores que fomentan la empatía:

1. Establecen relaciones significativas con los estudiantes que van más allá de lo académico: en resumen, si un profesor se preocupa por los estados emocionales de los alumnos, así harán ellos con los demás.

2. Alimentan la autoestima por medio del mentoring. Se trata de creer en uno mismo y hacer que los demás hagan lo mismo. Y cómo fomentar la autoestima? Por medio del apoyo y empoderamiento, de la escucha, de las altas expectativas, mostrando interés en lo que hacen por sí mismos, fomentando su capacidad decisoria, y mostrando perspectivas alternativas ante la resolución de un problema.

3. Enseñan valores asociados con la buena ciudadanía: cuidado, cooperación, compasión, servicio, trabajo en equipo, amabillidad. Habrían tres etapas a lo largo del sistema educativo: en primer lugar ser ciudadanos responsables, segundo, colaborar en la mejora de su comunidad, y tercero, contribuir a la resolución de los problemas sociales.

4. Inspiran a los estudiantes a devenir lo mejor de sí mismos: con pasión, valores, compromiso, amor a uno mismo y resiliencia

5. Confrontan a los estudiantes con diferentes opiniones y puntos de vista, enseñándoles a ponerse en los pies del otro.

6. Conectan el curriculum con actividades y problemas del mundo real.

¿Bailamos? De las neuronas al metacórtex digital

Estándar

Surowiecki (2004) identifica 4 criterios que separan los grupos inteligentes de los limitados:

  • mantienen una amplia diversidad de opiniones / diversity
  • sobre la base de los conocimientos de los integrantes / decentralization
  • son capaces de expresar estos conocimientos sin dejarse influir por los demás / independence
  • existe un mecanismo adecuado para integrarlos a todos y determinar la conducta / information aggregation

Aunque Surowiecki está pensando en grupos humanos, es un análisis que (Intelligence Is Collective, EMILE SERVAN-SCHREIBER, Lumenogic LLC) puede aplicarse a grupos de cualquier tipo que integren dispositivos o algoritmos inteligentes, por lo que podría ser una idea general de lo que significa la inteligencia en cualquier caso. Se cree así que la manera en que interactúa de modo inteligente un grupo de personas o seres vivos en general no difiere mucho de cómo lo hacen las propias neuronas en el cerebro. Por lo que necesariamente parece que la inteligencia es “colectiva”.

Surowiecki analiza cómo “cien es mejor que uno” presentando diversos experimentos que lo confirman. Es el caso de los llamados «puntos de Schelling» al comprobarse que en muchas situaciones hay señales visibles o «puntos focales» donde convergen las expectativas de la gente, y que son la base de esa “inteligencia colectiva” en contextos de incertidumbre. Reformulando la pregunta que se hace Surowiecki podríamos plantear si es posible “que unas gentes dotadas de una visión fragmentaria y de una limitada capacidad de cálculo” consigan los mejores resultados posibles. Y es un experimento que en el campo de la economía realizó en enero de 1956 el economista Vernon L. Smith con resultados no refutados hasta la fecha. Lo importante es que el grupo se comportó de la manera más inteligente sin necesidad de que nadie les hubiese explicado cómo hacerlo. Las personas pueden así coordinarse en vistas de un objetivo complejo y mutuamente beneficioso aunque sean agentes simples y aunque in extremis ni siquiera sepan qué quieren ni cómo conseguirlo: “en tanto que individuos, no saben adónde van”. Y es lo que pasó, más o menos, con la creación de la primera sociedad científica de la historia, la Royal Society en 1665 y la difusión de las Philosophical Transactions. La idea fue que el secretismo perjudicaba el progreso científico por lo que sería beneficioso renunciar a la exclusividad de las ideas siempre que hubiere un reconocimiento a posteriori. La llegada de la “ciencia abierta” catalizó entonces el alejamiento de la Edad Media y la explosión de las luces ilustradas.

Esto nos lleva a la cuestión de la evolución del ser humano en términos de “inteligencia colectiva” sobre la idea primera de que las neuronas actúan entre sí como los individuos en un grupo “inteligente”. Si el neo-córtex es esa pieza evolutiva que asume el privilegio de las funciones superiores del intelecto humano, de qué manera podríamos entender el órgano de una inteligencia colectiva compuesta de múltiples neocórtex’s? Se habla de “meta-córtex“:

The human brain is like an archaeological record. Different layers and functional areas have evolved outwards over time. And now a new layer is evolving. I propose we call this new layer of the brain “the metacortex.” (Note: Metacortex also happens to be the company that Neo worked for in the movie, The Matrix)

En referencia a las redes sociales se ha acuñado igualmente el término “social brain“, aunque Nova Spivack considera de más amplio alcance el anterior. Empieza a ser común así la idea de que las redes sociales generan “inteligencia colectiva”, aunque empiezan a sobresalir obstáculos que la matizan, como es el caso de ANNA ZAWILSKA, MARINA JIROTKA y MARK HARTSWOOD, de la Universidad of Oxford en su contribución al Collective Intelligence 2015 con el paper Surfacing Collective Intelligence with Implications for Interface Design in Massive Open Online Courses, donde defienden el llamado “cognitive surplus”, es decir, aquellos aspectos del razonamiento humano que pueden quedar inoperantes cuando la gente usa plataformas online, o practica juegos repetitivos online, o contempla de forma estática una pantalla de video [Shirky Cognitive Surplus: Creativity and Generosity in a Connected Age, 2010] (y que afectaría a los MOOC).

  • Surowiecki, James, The Wisdom of Crowds. Why the Many Are Smarter than the Few and How Collective Wisdom Shapes Business,Economies, Societies, and Nations, 2004 (2005 by Urano)
  • Shirky, Clay, Cognitive Surplus: Creativity and Generosity in a Connected Age, 2010,The Penguin Press